Cuando decimos que la arquitectura y el diseño de espacios debe comunicar firmemente los valores y principios que defiende una compañía no nos referimos simplemente al ámbito privado o empresarial. Un claro ejemplo de esto es The Green School, en Bali, una escuela de renombre mundial y con más de 12 años rompiendo fronteras, fomentando la arquitectura verde e innovadora; y orientada a un propósito sustentable a través de la utilización del bambú, el material de construcción más verde que existe. 

 

Bajo esta filosofía, y junto a  IBUKU, un estudio de arquitectura, crearon The Arc, el punto de referencia más nuevo en esta historia, elevando el nivel de la educación sostenible en todo el mundo.

 

¿De qué se trata este nuevo edificio en la escuela? Su estructura es similar a la de un pabellón. Presenta un diseño espacial poroso y flexible que se extiende a lo largo de 760 metros cuadrados. Arcos en picada y sinuosos encabezan la intervención, con un total de 19 metros. En su punto más alto, los ‘arcos’ de la estructura miden 14 metros de altura. Al cruzarse, forman rejillas anticlásticas que luego se repiten de manera plana para formar el elaborado techo del pabellón de bambú. Las conchas de rejilla obtienen su fuerza de los arcos que se curvan en dos direcciones diferentes, utilizando la rigidez de la forma resultante para proporcionar resistencia. Este  sistema perfectamente integrado ayuda en la redistribución del peso, ubicándolos en los arcos. 

 

Dato no menor es que, The Arc, fue el resultado del trabajo colaborativo y en equipo con múltiples partes que comparten la misma visión de sustentabilidad, logrando levantar el pabellón en casi ocho meses. Otro testimonio de la construcción rápida y eficiente que permite el bambú como un material casi completamente renovable.

 

Su diseño se inspira en una función esencial del cuerpo humano: la caja torácica que encierra nuestros pulmones. Similar al revestimiento membranoso de la piel y los músculos que permanecen bajo tensión para que la caja torácica comprimida mantenga los pulmones, los arcos de la estructura también funcionan de manera similar bajo compresión, mantenidos en su lugar por las conchas de rejilla anticlásticas. Estos campos de conchas de rejilla parecen cubrir los espacios entre arcos increíblemente delgados que se elevan por encima de la cabeza, dando un toque de fantasía, intimidad y belleza al espacio. Aunque las conchas de rejilla parecen colgar de los arcos, en realidad las sostienen. Los intersticios espaciales formados en las costuras con la superposición del techo membranoso permiten la entrada de la luz solar filtrada, mejorando aún más la calidad de la porosidad y un cierto grado de transparencia en el espacio. 

 

Sin lugar a dudas, The Arc es el fiel reflejo de la fusión entre la artesanía ancestral de Bali, las técnicas de construcción modernas de IBUKU y una filosofía de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente de más de 12 años The Green School.