¿Desde dónde nos inspiramos para diseñar una casa, un local comercial o un edificio?
¿Cómo es el proceso? ¿Existe algún método para lograrlo con éxito? Lo cierto es que cada
proceso de creación es único, no solo para el que lo ejecuta, sino también por cada uno de
los proyectos.
Si nos referimos a nuestro proceso creativo podemos afirmar que realmente es complejo, de
continuas idas y venidas. En él tiene lugar la síntesis de todos aquellos factores que entran
a formar parte del mismo, definiendo un todo unitario, global y coherente que conduce a la
materialización de toda idea.
Además, no es para nada lineal ni progresivo, todo lo contrario. En la primera etapa es
donde surgen las ideas más próximas, y es donde nosotros tratamos de volcar nuestra
parte más lúdica, atendiendo más a nuestra intuición, nuestros recuerdos, el sentir, la
intención, la forma, lo emotivo.

Posteriormente empieza a incorporarse la parte más funcional: que debe tener este espacio,
cómo deben relacionarse las áreas, entre ellas y con el entorno, verificar las condiciones del
lugar, tanto naturales como reglamentaciones urbanas, etc.
Esto abre las posibilidades formales para dar una respuesta adecuada, y en muchos casos
requiere una vuelta al proceso inicial. De estos cambios puede suceder que se decida
modificar la propuesta original o la forma de plantear la actividad…..hasta que logramos un
equilibrio que se refleja en una propuesta que satisface todas las variables, y por supuesto
al cliente.


De forma casi paralela y a medida que el pensamiento empieza a madurar durante la
elaboración del proyecto, las ideas comienzan a concretarse en formas, materiales y
sistemas constructivos. Es el proyecto el que hace de puente entre pensamiento y
construcción, como un catalizador capaz de hacer realidad una idea proyectual, atendiendo
a las necesidades del programa, los requisitos espaciales, constructivos, materiales, etc.
Desde la concepción de la idea a su materialización, el desarrollo del proyecto contempla un
proceso en el que se suceden diversos pasos que no necesariamente son lineales, ni están
ajustados a normas preestablecidas.

Nuestro estudio promueve una filosofía de integración entre distintas disciplinas y equipos
profesionales. Desde un principio trabajamos de manera colaborativa, combinando nuestros

conocimientos para lograr un diseño integrado que involucre soluciones creativas y
sostenibles.