Sin dudas, los modos de trabajar han cambiado. Pero, los espacios físicos, ¿acompañan esta evolución? Si algo tenemos en claro es que, el diseño de una oficina debe acompañar las diferentes necesidades de trabajo. Tener en cuenta la comodidad, la iluminación, la temperatura, el ruido, la altura de la mesa y el confort de la silla es vital para la eficiencia en el trabajo en cada uno de los ambientes de una oficina, sean individuales o grupales.

Si nos adentramos un poco al futuro, no podemos dejar de lado la idea de que debe existir una conexión espiritual para trabajar y compartir con colegas, garantizando una experiencia humana natural de creación y así aumentar la productividad y la eficiencia

Herman Miller desarrolló una gama de productos basados en el análisis de actividades diarias y las necesidades futuras en la forma de trabajar que nos pareció interesante comunicar y tener en cuenta a la hora de diseñar proyectos de oficina:

Trabajo individual

  • Haven (refugio): hace referencia a una habitacion cerrada, una oficina en casa o un espacio protegido por paredes divisorias que funcionan como un refugio para trabajar concentrado y sin distracciones pero que al mismo tiempo permite relajarse.
  • Hive (colmena): se entiende como un grupo de estaciones de trabajo que proporciona un entorno para que varias personas puedan trabajar de manera armoniosa tanto individual como colaborativa. Su configuración ofrece una combinación de puntos de trabajo individuales, asientos ergonómicos y  la colocación ideal de tecnologías fijas y ajustables.

  • Jump Space: es un lugar de trabajo para periodo de tiempo muy breve (mismo día), compuesto por espacios altamente accesibles que facilitan el trabajo entre actividades. Sirve para conectar a personas de diferentes departamentos o equipos que, de lo contrario, no se reunirían. Se puede configurar con cómodos asientos y mesas de diferentes alturas.

Trabajo grupal

  • Clubhouse: es una ‘comunidad de trabajo’, que generalmente pertenece a un equipo asignado a un proyecto específico a largo plazo. Su diseño permite a las personas moverse entre tareas y actividades de forma fácil e intuitiva, utilizando una variedad de tecnologías fijas, móviles, personales y remotas. Esta configuración tiene límites definidos, pero con porosidad para el acceso visual.

  • Cove: es un espacio pequeño, ubicado cerca de puntos de trabajo individuales o áreas comunes, que permite a las personas reunirse y conectarse por un corto período de tiempo. Es ideal para reuniones rápidas por lo que debe tener suficientes particiones para evitar molestar al resto de la oficina.

  • Workshop (taller): el objetivo de este ambiente es que las personas trabajen juntas para generar nuevas ideas e impulsar su trabajo, por lo que deben poder verse y oírse fácilmente. Además, debe proporcionar fácil acceso a superficies y herramientas analógicas y digitales para ver y crear trabajos, y distintas variedades de distribución y agrupación de muebles móviles para organizar la forma del espacio de la mejor manera.