Si buscáramos un término que nos defina, CURIOSOS, sería el indicado. Constantemente, nos
encontramos en la búsqueda de nuevos materiales, técnicas y herramientas que nos permitan crecer
en nuestro trabajo, persiguiendo objetivos sustentables y la innovación.
Hace unos días, en una de esas lecturas, nos encontramos con el Aerogel, un material descubierto
en los años 30 y desarrollado por la NASA, que ahora se encuentra disponible nada más ni nada
menos que en nuestro país vecino, Chile, de la mano de Atekux, representante exclusivo de Aspen
Aerogels, fabricante estadounidense de “Aerogel”, y pionera en soluciones a partir de nanotecnología
para lograr la Eficiencia Energética y disminuir los impactos del calentamiento global.
Técnicamente, es un elemento extremadamente liviano, compuesto por dos fases, lo que
generalmente se denomina coloide. Mientras que en un coloide “normal” se tiene una fase líquida y
otra sólida, en el aerogel el componente líquido se ha reemplazado por un gas.
¿Por qué es tan interesante este material? Su poco peso, 3 miligramos por centímetro cúbico, lo
convierten en la sustancia más liviana del mundo, brindando excelentes características cuando se lo
emplea como aislante térmico o acústico.


Esta virtud, es la que lo convierte en un material muy interesante para nuestro sector. Ofrece el más
alto valor R (coeficiente de resistencia térmica) que cualquier material de aislación para alcanzar una
máxima eficiencia energética en paredes, pisos, techos, marcos y ventanas.
Reconocidos arquitectos destacaron dos cualidades que hacen único este producto: su extrema
delgadez que facilita su uso en sectores estrechos y en interiores; y su comportamiento hidrofóbico,
rechazando el agua pero permitiendo la transpiración del vapor.


Es ideal para el sector de la industria, minería, construcción y arquitectura ofreciendo una relación
costo-beneficio óptima cuando se aplica en zonas extremas. Además posee importantes propiedades
acústicas, especialmente la pérdida de transmisión y la amortiguación; reduce los espesores
comparativamente a la aislación tradicional por su menor conductividad térmica; otorga reducción de
espacio de bodegaje, menor volumen a transportar y facilidad del control de inventario; se evitan los
desperdicios; no desarrolla hongos; se pueden aislar lugares muy estrechos con pequeños
espesores; evita corrosión bajo la aislación; y es ideal para formas diversas, otorgando mayor libertad
de diseño arquitectónico. Su rendimiento aislante, mejora la eficiencia energética en los sistemas
constructivos.

Y como si fuera poco, el Aerogel es amigable con el medio ambiente, ya que es un material que
requiere poca energía para ser producido y deja una menor huella de carbono.
Esperamos poder acceder pronto a este producto, tan beneficioso para nuestros sector desde donde
lo mires. Mientras seguimos investigando y nutriendo nuestro lado curioso.